CLUB BILDERBERG: EL “PEQUEÑO” GRUPO DE LA GRAN ELITE DEL MUNDO




Por Percy Taira


En estos días se está realizando una reunión más del llamado Club Bilderberg, un grupo que reúne a la elite política, económica y social del mundo, en un encuentro en el que conversan de manera libre y sin protocolos sobre la situación actual del mundo y, tal vez, los pasos a seguir sobre posibles problemas futuros.

Desde monarcas, CEO's de las más importantes empresas principalmente petroleras y mineras, directores de bancos y financieras, dueños o directores de medios de comunicación, presidentes de compañías, presidentes de gobierno, candidatos a presidentes de gobierno, senadores, en resumen, la crema y nata de la sociedad, se reúnen por tres días, para discutir sobre política, economía, sociedad, en fin, sobre el mundo.

En su página web (así es, este club tiene página web) el Club Bilderberg se define como "un pequeño foro, flexible, internacional e informal en el que diferentes puntos de vista pueden expresarse y mejorar el entendimiento mutuo". Definición difícil de creer por supuesto, cuando tienes en un solo salón a la gente más poderosa del mundo, dueñas de las empresas que participan en el día a día de cada persona (empleos, dinero y entretenimiento) y que de alguna forma, también dirigen su vida, como puede ser el caso de los políticos con sus decisiones de gobierno.

Para los que no creen en el poder del Club Bilderberg sostienen que afirmar que un grupo de personas (alrededor de unas 150) gobiernan el mundo y nos manejan como títeres, les resulta ridículo. Y no los culpo, es difícil de creer pero esto no quiere decir que no sea verdad. Y es que esta misma gente es la que sostenía hace unos años que el Club Bilderberg era un invento, una de las tantas teorías conspiranoicas que abundan en los Estados Unidos, y ahora, vemos lo real que es, tanto que forman parte de Internet con su propia página web.

Ahora bien, este tipo de reuniones puede ser visto como algo "normal", es decir,  que gente de poder se quiera reunir en privado para hablar sobre el mundo, entre bocadillos de lujo y encuentros de golf, no es difícil de imaginar, es más, todos sabemos que este tipo de reuniones se dan, y que por ello, esos "datos" que se dan unos a otros, esas "informaciones" que se dan unos a otros permite que los ricos sigan siendo ricos y los poderosos sigan siendo poderosos, es decir, que sigan manteniendo su estatus económico, político o social.

Lo extraño del asunto es que vaya gente, invitados, con cargos que van más allá de una reunión social. Cuando va por ejemplo, el presidente de la República de un país, que teóricamente, representa a su pueblo, y que luego, ese presidente no pueda decirle a su país, sobre qué tema conversó en esa reunión, es decir, que esa reunión tenga carácter privado o de secreto, entonces nos queda en el aire un tufillo de que algo no está bien, y nos queda la pregunta obvia: ¿si el Club Bilderberg es un "pequeño foro, flexible e informal" por qué tanto secreto? ¿Por qué se publica en su página web la lista "oficial", que por cierto nunca lo es del todo, y no se publica también los temas que se van a tratar?

La respuesta lógica es porque no quieren que se sepa algo, y lo peor del caso es que ese "algo" se lo están ocultando al resto de las personas, es decir, a ese 99% de la población mundial que no pertenecemos a esa, eso sí, pequeña elite de ricos y poderosos. En resumen, información privilegiada, información que probablemente sea de interés mundial, y que queda se maneja solo en las manos de unos pocos.

Pero eso no es todo, pues lo terrible del caso es que las personas que se suponen deberían defendernos de este tipo de control o de manipulación del poder económico y político,  como hemos dicho en los primeros párrafos, también formen parte de este grupo, aunque sea como invitados, me refiero por supuesto a ese llamado Cuarto Poder, a los medios de comunicación o medios de prensa.

Lo que más llama la atención es que al ser un evento anunciado incluso por el propio grupo, es que la reunión no cause la atención de la prensa. Es decir, ¿se realiza un evento de esta magnitud y nadie, o casi ningún medio de prensa, quiere cubrir esa reunión? ¿Ninguno quiere acercarse al lugar en dónde se encuentran las personas más poderosas del mundo? ¿Nadie quiere acercarle el micro a algunos de los más importantes banqueros o financieras para preguntarle sobre la crisis en Europa o sobre el futuro del Euro? ¿No es acaso un evento de estas características, en la que cuentas con la presencia de cada representante de cada ítem importante de nuestra sociedad, una fuente de noticia importante? Es decir, ¿un periodista puede estar en las afueras de un hotel esperando fotografiar a un cantante pop pero no estar afuera del hotel en donde se reúne la elite económica, política y social del mundo?

Diría que llama la atención por no decir que por lo menos resulta sumamente sospechoso, sospechoso pero a su vez explicable con el sólo hecho de que los dueños de estos mismos medios de comunicación también están presentes en estas reuniones y ellos tampoco quieren que se sepa qué temas se tratan en las mismas.

Es decir, estamos a ciegas y estamos a tientas, pero por suerte hay personas como el locutor Alex Jones o el escritor Daniel Estulin, que sea cual fuere las conclusiones que saquen de estas reuniones, por lo menos intentan informar a la población mundial, repito, ese 99% de la población del mundo, sobre lo que está ocurriendo, lo que está sucediendo casi de manera impune y pasado por las sombras. Que tratan de mantenernos al tanto sobre este tipo de reuniones, reuniones que son secretas sin serlo, reuniones que dicen ser flexibles e informales pero que no  permiten que ninguna persona se acerque a varios metros de distancia y cuentan con una seguridad impresionante, que dicen ser un grupo “pequeño”, pero que representan a los grandes poderes económico, político y social del mundo.

No hay comentarios: